A lo largo de todo el año 2015 se han seguido mantenido diversas reuniones con el Subdelegado de Gobierno y con el nuevo equipo del Ayuntamiento, así como con sus técnicos, para tratar de buscar una solución definitiva a la calle Cobre que fue cortada y anulada a consecuencia de las obras del soterramiento del ferrocarril. Pues bien, tras las reuniones mantenidas con ambas instituciones y tras los estudios realizados por los técnicos, éstos han establecido que efectivamente, desde el punto de vista técnico, era posible reabrir la calle Cobre aunque lo fuera en una sola dirección, siendo la única razón de que la obra no se lleve a cabo la falta de presupuesto para la misma. A pesar de ello, desde la Asociación seguiremos insistiendo en la necesidad de su reapertura por los graves perjuicios que se han producido a muchas de las empresas ubicadas en la calle Acero.